Este es un tratamiento de higiene básico en nuestra rutina diaria; el mantenimiento constante de nuestra piel es fundamental para conseguir una piel más uniforme, luminosa y pura.

Consta de una higiene básica, cuya finalidad es mantener un rostro tanto renovado como hidratado en todo momento, sin necesidad de recurrir a complicaciones y lesiones cutáneas de mayor hincapié.

Duración del tratamiento: 30 minutos.