Este es el tratamiento más olvidadizo de todos. ¿Cuántas veces nos duchamos y no llegamos bien a limpiarnos la espalda? Muchas veces nos olvidamos de que también la piel de esa zona del cuerpo requiere atención.

Para ello existe este método, consiste en una higiene de la piel, igual que en el rostro, eliminando las células muertas y toxinas ahí presentes; extraemos toda la suciedad que se va acumulando dentro de los poros de la piel, para poder darle un aspecto más brillante, nuevo y sedoso. Siempre acompañado de un suave masaje para relajar la zona.

Duración del tratamiento: 60 minutos.